¿La infraestructura de Chile tiene la capacidad para sustentar al Puerto Exterior de San Antonio?

Durante el desarrollo del 4Th Latin America Port Expansion Summit, se analizaron algunas interrogantes que plantea un proyecto de gran magnitud como lo es el Puerto Exterior que lleva adelante la Empresa Portuaria San Antonio. Estas se giraron en torno a la capacidad de la infraestructura chilena a la hora de absorber el impacto de una obra de esta naturaleza, así como, una vez más, otras apuntaron a las estimaciones de demanda que justifican su construcción.

Jorge Cummins gerente de Logística y Operaciones de Hamburg Süd para Chile y WCSA, planteó a MundoMarítimo la existencia de “tareas que debemos concretar, desde el ámbito público como el privado, antes de echar a andar un proyecto tan importante como el Puerto a Gran Escala (PGE)”.

Cummins indicó que- sin considerar respecto de dónde se va a sacar la demanda ara esta obra- “el PGE involucra un volumen de carga que, si lo ponemos en marcha sobre la actual infraestructura que tenemos en la importación o exportación, en la forma que sea, la haría colapsar”.

Además, expuso otras dificultades que pesan sobre la estructura que soporta el comercio exterior chileno.

Primero que todo, tenemos puertos que están sujetos a cierres por problemas climáticos. Sé que no se van a resolver, pero hay que buscar la forma de estandarizar esos cierres de puertos”, manifestó sobre esta dificultad que lastra el desempeño de los puertos chilenos.

Todos los puertos están sujetos a problemas de fuerza mayor, sea una huelga o un sismo. Un incendio forestal, puede afectar a los cables de electricidad, puede cortar el suministro de energía a los reefer y en general a la estructura de los puertos. Todos esos temas tenemos que atender”, indicó Cummins, haciendo notar los flancos débiles del sector.

En ese plano, durante su exposición Jorge Cummnis, recordó el atochamiento vehicular que se produjo para el pasado feriado de Semana Santa, donde aseguró “pude ver la cantidad de camiones con contenedores que tenían que llegar a ciertos servicios cuyo stacking estaban por concluir, pero resulta que estaban en el taco en la carretera”.

Todos estos inconvenientes, sostuvo “significan menos carga embarcada, los buques salen con espacios vacíos y, evidentemente, es un impacto muy fuerte para la actividad portuaria”.

Igualmente, el ejecutivo señaló que “por lo que escuché en este evento, tanto en el Ministerio de Transportes como también en la Empresa Portuaria de San Antonio, hay una intención seria de mejorar esto. Tengo que dar fe por supuesto a eso, pero es importante que eso se mejore antes de que empiece a funcionar este PGE y eso de lo que hay que preocuparse hoy en día”, advirtió.

Por otro lado, señaló como de vital importancia “no pensar el PGE con lo que tenemos hoy día en cuanto a tecnología y a estructuras”. Señaló en ese sentido que “se está avanzando muy rápido. Hace 12 años todavía no llegaban a Chile buques de 250 metros de eslora. O sea en 12 años más me imagino que la tecnología robótica, digital, el blockchain, van a avanzar muy rápido, Evidentemente nos va a sorprender y la inversión del PGE tiene que ser competitiva, no nos podemos quedar cortos en eso”, apuntó.

Dudas respecto a la demanda del PGE

Las dudas referidas en cuanto al necesidad de la construcción de una obra de esta naturaleza las puso el consultor jefe de MundoMarítimo, Karl-Heinz Ruzsitska, quien planteó que no ha visto aún una explicación referida a qué va a pasar una vez construido el Puerto Exterior, con los puertos regionales o con los mismos terminales ya establecidos en Valparaíso y San Antonio. “¿Las van a abandonar o qué van a hacer?”, se interroga considerando la gran cifra de TEUs que movilizaría una estructura como el Puerto Exterior.

De acuerdo con el consultor, “según los cálculos de volúmenes en la zona central más los otros puertos, no se logra el volumen de 6 millones de TEUs para el periodo entre 2025-2030”.

El consultor apuntó además que “el año pasado teníamos un movimiento en todo Chile de 4,4 millones de TEUs, pero solamente 2,6 millones de estos contenedores tenían carga, tanto en importaciones como exportaciones”.

En ese orden, indicó que el nivel del crecimiento del país para asumir una cantidad de consumo que justifique tamaña infraestructura debería ascender “no sé ¿en un 100%?” -ironizó- y agregó finalmente que una estimación así “no es real”.

Fuente: MundoMarítimo

BIENVENIDO TU COMENTARIO